Costa Rica 1ª etapa-Monteverde (Segunda parte). Tormenta Tropical "Nate"

Día 4 de octubre, y tercer día de estancia en Costa Rica en el paraíso de Monteverde. Uno de los microclimas característicos de este país, "el bosque lluvioso". Aquí casi siempre esta nublado y casi a la misma hora (14 h. a 15 h.) todos los días cae una fina lluvia.


En esta ocasión, eso no se cumplió, pues ya casi desde primera hora de la mañana, se puso a llover sin parar, lo que hacía presagiar lo que se avecinaba y que nosotros (Nico y yo) ignorábamos.


El plan para este día, era continuar fotografiando esas bellas y especiales aves como son los colibríes, pero en otro ambiente. El lugar aunque más pequeño, tenía su encanto. Después de un cafetito caliente, para entrar en calor y algún que otro pastelito, antojo de Nico, nos pusimos a hacer fotos como locos. Distintas especies de colibríes se acercaban y peleaban por conseguir los mejores sitios desde los que libar en los bebederos especiales que les tienen preparados para que se alimenten. Todo ello, bajo una lluvia fina que le daba otro aire a las fotos. Fotos de posados sobre las ramas, cernidos en el aire, libando, peleando, cambiando focales y objetivos, para encontrar distintos encuadres y composiciones. Una auténtica locura, una gozada de aves. Cuando descansábamos, solíamos mirar entre la vegetación en busca de algún invertebrado y así encontramos una especie de mantis muy bella, ( Pogonogaster tristani) que adopta un mimetismo adoptando forma de musgo, para confundirse entre la corteza de los árboles

Continuaba lloviendo, a veces de forma intensa, algo inusual, y nos fuimos a comer mientras pensamos que hacer por la tarde. Dado que las condiciones estaban empeorando, el plan sería trabajar nuevamente con los murciélagos. Así lo hicimos, y estuvimos trabajando la alta velocidad para congelar a estos mamíferos voladores mientras se alimentaban. Ya os hablé de ellos en la anterior entrada al blog.


Gracias a que estábamos bajo cobijo, nosotros a lo nuestro y así probamos, con la barrera infrarroja de Nico, algunas combinaciones, encuadres y demás, que no resultó nada fácil hasta dejar las cámaras y los flashes bien configuradas. Los murciélagos son impresionantes. Son unos animales, aunque de aspecto repelente, extraordinarios.


Allí estuvimos hasta que nos comunicaron, que la cosa se estaba complicando, debido a la lluvia que empezaba a hacer estragos por medio de derrumbes e inundaciones. Por lo que decidimos regresar al hotel, por miedo a quedarnos incomunicados y sin lugar donde a pasar la noche. Habían bajado las temperaturas y sentíamos algo de frío. Paramos en un pequeño restaurante camino al hotel y qué mejor para cenar que una estupenda sopa, aunque fuese una Sopa Azteca, que picaba de lo lindo y nunca parecía acabarse.



Ahora ya si que nos podíamos ir a descansar a la tranquilidad de nuestro bungalow.


A la mañana siguiente debíamos partir para al Volcán Arenal, pero tal y como estaban las cosas, se nos antojaba complicado.


Entramos en el día 5, las noticias eran malas, por no decir trágicas. Agua, agua y más agua. Se había declarado el estado de emergencia en el país. Y la mejor opción era quedarse en el hotel, ya que las recomendaciones que nos dieron fue evitar en lo posible los desplazamientos. A medida que avanzaba la mañana, las noticias eran aún peores, pues ya había habido fallecidos y desaparecidos, inundaciones terribles con hundimientos de puentes y carreteras, cortes de luz, y comunicaciones.


Decididamente nuestra segunda etapa, en la que debíamos viajar hasta el Volcan Arenal, acababa de frustrase. Por lo que decidimos rematar con los murciélagos, ya que era nuestra única opción fotográfica posible. Las cosas se iban complicando aún más y las noticias que nos llegaban eran dramáticas. Suspendemos y nos vamos de regreso al hotel. De regreso este, ya pudimos comprobar la dimensión que estaba tomando el temporal. Estábamos bajo el abrazo de la Tormenta Tropical "Nate". La carretera que debíamos tomar, se estaba inundando por algunas zonas, algunos postes de la luz y semáforos habían sido derribados, corrimientos de tierra sobre la carretera, árboles y ramas caídos sobre la carretera cortaban el paso en alguna zona. Esto se ponía feo.

Pudimos llegar al hotel, después de sortear algunos obstáculos, pero ya íbamos viendo que esto iba para mucho más. Creo que esa noche no cenamos. Bueno sí, algunas galletas tipo Oreo, y patatas fritas. Dada la situación, temprano a la cama y a esperar al día siguiente por si la cosa hubiese amainado.


Estábamos sin luz, sin agua, sin comunicación. La información que nos llegaba era por medio de los trabajadores y gerente del hotel, ya que ellos a través de los walkies si tenían información.


Fue un día muy largo, atípico, y algo que a lo largo de mi vida nunca había hecho A LAS 19:30 ESTABA ACOSTADO y lo que es peor SIN CENAR!!!!!!!!! Mi habitación se había inundado algo, pero mientras el agua no llegase a la altura de la cama no me preocupaba.


Entramos en el día 6, viernes. Dado que estábamos incomunicados, no podíamos abandonar el hotel, nos dedicamos a bichear en los jardines junto a nuestros bungalows.Más que nada para estar entretenidos y olvidarnos del drama un rato. El resto de la mañana lo pasamos hablando, y haciendo relaciones con otros clientes que como nosotros habían quedado atrapados en el Cloud Forest Log. Una pareja de españoles, un grupo de coreanos, y algunos nacionales de Costa Rica, entre otros. Nos acercamos a ver una zona del camino de acceso al hotel, que había sido anegada por el agua y bloqueada por arboles y troncos, y en donde trabajaban algunos operarios para limpiarla y evitar que el camino quedase cortado.


El abastecimiento del hotel se había visto afectado, y la comida fue única y casera para todos, espaguetis con carne. Estábamos sin luz, sin comunicaciones, y lo peor de todo sin poder avisar a nuestras familias, para decirles que aunque aislados estábamos bien, pues el desastre fue de tal entidad que formó parte de las noticias internacionales de otros países, España también se hizo eco.


Había que tomar una determinación, pues la recomendación era, abandonar el hotel arriesgándose los que tuviésemos 4x4, o quedarse más tiempo aislados en el hotel hasta que consiguieran abrir el camino o nos evacuaran por otra zona.


En un alarde, no sé si de valentía, u osadía, decidimos abandonar el hotel e irnos al pueblo de Monteverde para pasar la noche, aunque sea durmiendo en sábanas mojadas. Así lo hicimos y la cosa salió bien. Dejamos atrás, esos momentos de angustia y mañana no sabíamos a lo que nos tendríamos que enfrentar. Ya veríamos que podíamos hacer



#viajes #macrofotografia #Experienciafotografica #CostaRica #tormenta #Tormentatropical

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No tags yet.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square